Puntos de cocción del almibar

Cuando empezamos a hacer repostería, hay un término que nos deja totalmente alucinados y es el punto del almíbar, por ejemplo, el merengue italiano necesita que el almíbar esté en Punto Bola, y las yemas de Santa Teresa, que esté en Punto Hebra, pero ¿qué es eso? Esto básicamente es la temperatura que alcanza el susodicho almíbar que repercute directamente en lo espeso que estará, hoy vamos a hablar de esos puntos de cocción, la temperatura que alcanzan, el 'remedio de la abuela' para saber si la ha alcanzado y para qué se utiliza. Aunque yo definitivamente me tengo que comprar un termómetro para estos menesteres, pesajarabes, lo llaman, por que la última vez que hice las yemas me pegué un quemazo del quince... O_o

Almíbar flojo
Alcanza los 100ºC de temperatura, se da cuando rompe a hervir el almibar, estando totalmente transparente  si sumerjes una espumadera, al sacarla queda cubierta. Este sirve para conservar frutas en almíbar.


Almíbar a punto de hebra fina
Alcanza unos 105ºC, está algo más espeso que el anterior. Al tomar una pequeña cantidad de una cuchara entre los dedos enfriados en agua fría forma filamentos que se romperán con facilidad. (Con este me quemé...). Se utiliza  para frutas confitadas.

Almíbar a punto de hebra gruesa
Muy parecido al anterior, se alcanza a los 110ºC, la hebra que saldrá será mas resistente. Se usa para glaseados.

Almíbar a punto de bola blanda.
Alcanza los 120ºC, para comprobar este no hay que sufrir quemaduras, basta con utilizar una espumadera, sumergirla en el almíbar y soplar hacia ella, si forma burbujitas, ha alcanzado el punto. Se utiliza para caramelos blandos, confituras y merengue italiano.


Almíbar a punto de bola dura.
Alcanza entre 130 y 135ºC, la burbuja que se forma es más dura. Este almibar se utiliza para lo mismo que el anterior pero da una textura más dura al merengue o a los caramelos.
 
Almíbar a punto de quebrado
Cercano a 150º, antes de hacerse caramelo, el almíbar empieza a dorarse. Si echamos una gota en agua fría se vuelve dura y quebradiza. Se usa para caramelos de azúcar cocido, decoraciones y para hacer el algodón de azúcar.

Caramelo claro
Alcanza los 160ºC, el almíbar empieza a convertirse en caramelo, ya que ha evaporado casi por completo el agua. Se usa para bombones y caramelizar moldes para flan y pudin.

Caramelo oscuro
Se alcanza entre los 170 y 175ºC. Aquí el azucar ya casi no es ni dulce, se utiliza para decorar fondos y hacer salsas y caldos (en plan, alta cocina).

¿Sabiais que había tantos tipos de almíbar distintos?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mejillones al vapor

Anillas de pota con cebolla

Ensalada de surimi