Mi primer pan casero


He aquí mi primer pan casero, le faltó un poco de esponjosidad, pero estaba riquísimo.

La receta la saqué de ¡Qué salá es la dulce Ali! y la verdad es que la receta está bastante lograda, de hecho, creo que a mi me falló la conversión de levadura en polvo a la levadura fresca que utilicé, así que os dejo su receta sin modificar la cantidad de levadura porque el suyo parece más esponjoso.

Ingredientes:



 - 500 gr. de harina de fuerza
 - 325 ml. de agua templada
 - 2 sobres de levadura de panadero
 - 1 Cucharadita de sal

Elaboración:

Comenzaremos volcando la harina en un bol grande, la levadura, la sal y el agua templada (pero templada de verdad, que a partir de 40ºC las bacterias de la levadura se mueren, y se fastidia el invento...). 
Mezclamos todo bien y le damos un primer amasado hasta que esté todo bien integrado, tapamos el bol con film transparente y  lo dejamos levar unos 40 minutos.

Para que os hagais una idea, este es el aspecto que tiene recién amasado:

y éste el que tiene una vez levado:

Pasado el tiempo, lo sacamos, desgasificamos, volvemos a amasar y hacemos el segundo levado de otra hora más o menos. 

Pasado este tiempo cortamos la masa en las piezas de pan que queramos hacer, lo más normal con esta cantidad serían dos y les damos forma de hogaza, barra, lo que prefirais, y dejamos levar por última vez en la bandeja del horno con la puerta cerrada.
Si queréis le podéis hacer unos cortes en el centro antes del último levado.

Para hornearlo introducimos un recipiente apto para el horno con agua, para que produzca vapor y así se nos haga el pan mejor y la corteza salga más crujiente. 

Una vez el horno esté caliente, a unos 200 grados, lo dejamos hacer unos 35 minutos.

Et voilà, solo hay que dejarlo enfriar sobre una rejilla :)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Mejillones al vapor

Anillas de pota con cebolla

Ensalada de surimi