Mi nuevo juguetito para cocinar, la Kitchen Aid






Ya es mía!!!! Me costó decidirme, pero finalmente ya la tengo en casa. La verdad es que lo que más me ha costado ha sido a decidirme a preguntar por ella (aquí donde me veis, lo de preguntar en las tiendas lo llevo fatal y me cuesta horrores acercarme a una dependienta a preguntarle sobre algo, especialmente si no pretendo llevármelo en el momento) pero hace unos días me armé de valor y pregunté si hay algo que justifique el precio más allá del diseño retro (monísimo, por cierto) frente a lo que cuestan las de otras marcas, y la respuesta fue tajante, las otras son buenas (las otras que tenían en la tienda, se entiende) pero esta es 'de las que están hechas para durar', según me dijo (y he podido comprobar online) todos sus componentes internos son de hierro, no tiene piezas de plástico que a la larga puedan romperse por desgaste, de hecho tiene una garantía de 5 años y lo del hierro justifica su peso ¡¡casi 12 kilos de batidora!! madremía, que mole. Pues eso, una máquina como las de antes... literalmente... llevan creando la máquina prácticamente sin modificaciones desde la primera guerra mundial, cuando fue diseñada para poder hacer pan en cantidades industriales para el ejército norteamericano.


Vamos con las características tiene 10 velocidades manuales más la función “Soft Start”, esto es, que empieza a funcionar a una velocidad lenta, independientemente de la velocidad que le hayamos puesto, para evitar que los ingredientes salpiquen y automáticamente va aumentando la velocidad hasta alcanzar la que has seleccionado.
El bol tiene una capacidad de 4.83 litros (ahí es nada) y se enrosca a la base, así te despreocupas de andar sujetando las cosas, y viene con una tapa vertedora antisalpicaduras, un batidor plano (para las cremas), un batidor de varillas (para incorporar aire a las masas y batir) y un gancho amasador( obviamente para las masas).

Y lo que descubrí de casualidad en el Corte Inglés (donde, por cierto, es bastante más cara) tiene un montón de accesorios disponibles que se pueden comprar a parte: rallador, cortador giratorio con cuchillas, picadora, embutidor, pasapurés, exprimidor de citricos, accesorio para hacer pasta, accesorio para ravioli, molinillo para cereales, heladera, y seguro que me dejo algo más… Menos mal que no me compré la maquinita para la pasta ni la heladera :D



Nota curiosa: Dicen que el nombre viene de uno de los primeros usuarios de la máquina, un cocinero del ejército que dijo "No me importa cómo lo llames, es el mejor ayudante de cocina que he tenido."

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mejillones al vapor

Anillas de pota con cebolla

Ensalada de surimi