Paella Valenciana (o casi)


Pues he aquí el resultado de mi primera paella, partí de la receta tradicional de Paella Valenciana pero por si acaso no me salía bien (y tocaba tirarla), no eché ni conejo ni garrofón (alubias blancas, vaya). Así que aquí os dejo mi paella cuasi-valenciana, que no será del todo ortodoxa, pero quedó riquísima :)

Ingredientes (2 personas con raciones generosas):

 - 250 gr. de arroz bomba.
 - 500 gr. de pechuga de pollo troceada.
 - 125 gramos de judías verdes planas.
 - 50 gramos de tomate triturado.
 - Aceite de oliva.
 - Hebras de azafrán.
 - Una cucharadita de pimentón rojo dulce en polvo.
 - Sal de cocina.
 - Agua. Con el arroz bomba utilizaremos 2.5 veces más de agua que de arroz. (En este caso, 625 ml.)


Elaboración:

Ponemos la paellera en el fuego y echamos aceite generosamente para freír bien la carne. Una vez que el aceite esté bien caliente, echaremos el pollo troceado, y al que habremos puesto sal, e iremos dorándolo lentamente dándole la vuelta.

Generalmente los trozos más grandes se dejan en el interior de la paella, retirando los de menor tamaño hacia el exterior de la misma para evitar que se quemen (Esto realmente se hace si la paellera va sobre fuego tradicional, si usais inducción, lo mismo nos dará...).


Cuando la carne ya esté bien dorada, la retiramos hacia el exterior, haciendo hueco en el centro y echaremos allí la judia verde plana para freírla. Al igual que la carne, la verdura debe estar bien frita pero sin quemarla, dándole vueltas constantemente.

Cuando ya esté hecha, es el momento de añadir el tomate natural triturado procediendo de la misma manera: separamos la verdura hacia los extremos y sofreímos bien el tomate evitando que se queme.

Una vez bien hechos todos los ingredientes anteriores removemos uniformemente y dejamos sofreir unos instantes todo junto.

Añadimos ahora el pimentón y removemos rápidamente, evitando que se queme y ya llegó el momento de añadir el agua a nuestra paella.

 La medida de agua -si el tamaño de la paellera es el idoneo para las raciones que se quieren obtener- es que el nivel de agua debe de quedar por encima de los remaches internos de las asas de la paella. 


Echamos ahora las hebras de azafrán y probarmos el punto de sal del caldo, y rectificamos.

Cuando el caldo alcanza el punto de ebullición, lo dejamos unos 5 minutos que hierva a fuego vivo. Luego se deja cocer de 30 a 45 minutos con el fuego al mínimo. Si el agua bajase de nivel se añade más.

Seguidamente, avivamos de nuevo el fuego y añadimos el arroz repartiéndolo uniformemente por toda la paellera. Seguimos 5 minutos a fuego fuerte, otros 5 minutos a fuego medio y 8-10 minutos a fuego mínimo. En total, el arroz se cuece entre 18 y 20 minutos.

Como regla general nunca añadiremos agua una vez se haya echado el arroz a la paella.


Cuando esté, dejaremos reposar unos minutos la paella y ¡a comer!



Comentarios

Entradas populares de este blog

Mejillones al vapor

Anillas de pota con cebolla

Ensalada de surimi