Tarta tres chocolates






He aquí la tarta de cumple del peque de la casa :)

Ingredientes:

 - 150 gr. de chocolate negro
 - 150 gr. de chocolate con leche
 - 150 gr. de chocolate blanco
 - 1 litro de leche
 - 500 ml. de nata
 - 3 sobres de cuajada en polvo
 - 75 gr. de azúcar

Para la base:
- 1 paquete de galletas maría
- 80 gr. de mantequilla


Elaboración:
Lo primero es preparar el molde para que sea más fácil desmoldar la tarta, lo mejor es un molde desmontable, forrar la base con papel de hornear y sujetarlo con el aro.

Derretimos la mantequilla y reservamos. Se trituran las galletas con una picadora hasta que veamos que esté como arena, se añade la mantequilla derretida y se mezcla bien con las galletas trituradas. Se vierte sobre el molde desmontable, esparciéndola muy bien por toda su base, y se mete en el frigorífico para que se endurezca.

Mezclamos bien la nata y la leche y dividimos la mezcla en tres bols a partes iguales (500 ml. por bol, vaya).

Ahora toca preparar las capas de chocolate, yo empecé por la de chocolate negro, troceamos el chocolate, ponemos la mitad de un bol de la mezcla de leche y nata (250ml) en una cazuela al fuego y añadimos el chocolate y 50 gr. de azúcar y removemos hasta que se disuelva todo bien. Mientras, añadimos un sobre de cuajada a la mezcla restante de leche y nata y removemos hasta disolver bien. Cuando lo que está en el fuego rompa a hervir, añadimos la mezcla con la cuajada y removemos hasta que hierva de nuevo. Después de esto verteremos la mezcla sobre el molde que habrá que dejar enfriar un poco para meterlo en la nevera y que vaya cuajando.

Pasamos a la segunda capa, chocolate con leche, el proceso es el mismo salvo en la cantidad de azúcar que será el restante (25 gr.). Cuando la mezcla esté preparada, la echaremos con cuidado sobre la primera capa de chocolate, utilizando un cucharón o una espumadera y dejando que se sobre para que no se mezclen las capas. Esta vez lo dejaremos reposar donde esté para evitar accidentes.

Finalmente toca la capa de chocolate blanco, repetición de proceso, esta vez sin añadir azúcar (bastante dulzón es ya el chocolate blanco). Cuando esté preparado, la añadimos con cuidado y la dejaremos reposar hasta que cuaje, una vez que haya cuajado la meteremos en la nevera hasta el día siguiente.

¿Os animais a probar? 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mejillones al vapor

Anillas de pota con cebolla

Ensalada de surimi