miércoles, 7 de diciembre de 2016

Focaccia

Este es uno de los mejores panes que he probado para acompañar un picoteo.

De origen italiano se le puede echar por encima lo que queráis, en restaurantes lo he probado con aceitunas y con cebolla, y parecen bastante populares las que llevan tomatitos cherry.

focaccia aceitunas


Ingredientes:

 - 300 gr. de agua tibia
 - 5 gr. de levadura fresca
 - 1 cucharadita de sal
 - 500 gr. de harina
 - aceitunas sin hueso  (o tomatitos cherry, o cebolla, o...)
 - aceite de oliva, orégano y sal gruesa.

Elaboración:

Empezamos disolviendo la levadura y la sal en el agua hasta que se disuelvan.

Ponemos la harina en el bol de la KitchenAid (o en un bol grande si no tenéis). Añadimos el agua y mezclamos bien hasta que la masa se una y empezaremos a amasar con las manos sobre la encimera, la masa es pegajosa, pero no hay que añadirle más harina, solo hay que seguir amasando hasta que deje de pegarse a las manos.

Formamos una bola y la colocamos en un bol limpio, cubrimos el bol con un paño y dejamos levar la masa durante toda una noche en la nevera.

masa focaccia aceitunas

Al día siguiente sacamos la masa de la nevera con el suficiente tiempo para que vuelva a temperatura ambiente. Engrasamos una bandeja de horno con aceite de oliva y la espolvoreamos con un poco de harina.

Colocamos la masa en la bandeja y la estiramos con las manos hasta los bordes.

focaccia aceitunas


Añadimos los ingredientes que nos apetezca sobre la masa (aceitunas deshuesadas, tomates, cebolla... incluso naranja) y lo presionamos para que se introduzcan un poco en la masa. Regamos con aceite,  sazonamos con sal gruesa y dejamos reposar una hora más.

focaccia aceitunas

Precalentamos el horno a 250º.

Presionamos de nuevo los ingredientes para sacar el aire y horneamos durante unos 15 minutos, hasta que la superficie esté dorada y crujiente.

focaccia aceitunas


Retiramos del horno y ¡a comer! (Sí, en caliente :D)


Esta receta como veis tiene un levado en frío (en la nevera) muy lento, ayer, me dió el arrebato de cocinar una y como no tenía tiempo para un levado lento, la hice con un levado de 1 hora en temperatura cálida (al lado del radiador) y 1 hora más una vez que está con las aceitunas y el aceite, de esta manera quedó una focaccia más hueca, con más miga ¿cuál es mejor? pues no os sabría decir, ambas quedaron deliciosas, ahora bien si preferís los panes más huecos, tal vez os venga mejor probar el levado rápido:

focaccia aceitunas





lunes, 28 de noviembre de 2016

Paté de caballa


Seguimos con las recetas sencillas y resultonas para aperitivos, si hace unos días os dí la receta del paté de sardinillas, hoy toca sorprender a vuestros invitados con un paté casero de caballa.

Pate de caballa


Ingredientes:

 - 1 lata de caballa en aceite de oliva
 - 2 quesitos o 4 cucharadas de queso crema
 - 1 cucharada de mayonesa
 - pimienta molida

Elaboración:

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos hasta que esté todo bien triturado y suave.


lunes, 21 de noviembre de 2016

Fiambre casero de pollo ahumado

Ya hace un tiempo, os compartí una receta de pollo a la sal que podía hacer las veces de fiambre a la hora de preparar cenas o picoteos, esa receta me gustó pero aún le faltaba algo, ahora sí que sí que he dado con la receta.



Ingredientes:

 - 1 pechuga de pollo entera.
 - 2 cucharadas de sal gruesa
 - 2 cucharadas de azúcar
 - 1 cucharadita de sal ahumada
 - 1/2 cucharadita de tomillo

Elaboración:

Empezamos mezclando en un vaso la sal, el azúcar, el tomillo y la sal ahumada.



Ponemos un poco de la mezcla en el fondo de una fuente donde vaya a caber la pechuga extendida. Ponemos la pechuga encima y la cubrimos con el resto de la mezcla.

Cubrimos la fuente con film y lo dejamos macerar en la nevera durante 5 horas.


Pasado el tiempo de maceración, limpiamos la pechuga y la secamos.

Preparamos una placa para el horno con un poco de aceite, ponemos sobre ella la pechuga y horneamos durante 40 minutos a 200º.


Dejamos enfriar y lo guardamos en la nevera.

A la hora de servir lo cortamos en filetitos y a disfrutar ^_^

lunes, 14 de noviembre de 2016

Champiñones marinados

Esta es una receta de antipasto (ya sabeis los entrantes italianos) que leí hace mucho tiempo en un blog estadounidense, lo cierto es que no he vuelto a encontrar la receta por otro sitio, así que supongo que muy popular no será, pero si os gustan los champiñones, esta receta está buenísima.

Champiñones marinados

Ingredientes:

 - 1 bandeja de champiñones
 - 4 cucharadas de aceite de oliva
 - 3 cucharadas de vinagre blanco
 - 2 dientes de ajo
 - 1 cebolla chalota (2 si son muy pequeñas)
 - 2 cucharadas de orégano
 - 2 cucharadas de tomillo
 - 1/2 cucharadita de sal
 - 1/2 cucharadita de pimienta negra en grano

Elaboración:

Limpiamos y troceamos los champiñones (si no os gustan los troncos se los quitáis, yo se los dejo igualmente).

Champiñones

Ponemos una olla grande en el fuego con agua y sal y llevamos a ebullición, cuando rompa a hervir echamos los champiñones y hervimos durante 10 minutos, después los escurrimos y los dejamos enfriar.

Mientras que los champiñones se enfrían, ponemos en un bote el aceite, el vinagre, la pimienta y la sal y picamos todos los demás ingredientes y los vamos añadiendo, cerramos con la tapa y lo mezclamos bien sacudiéndolos.

Champiñones ingredientes

Como veréis en la foto, esta última vez que preparé este plato no utilicé chalotas si no una cebolla normal y queda también bien, más fuerte, pero con el tiempo de marinado pierde parte de su fuerza.

Champiñones aderezo

Cuando los champiñones se hayan enfriado, los metemos también en el bote, lo cerramos y lo volteamos para que se mezclen bien con el aderezo.

Champiñones marinados

Lo ponemos en la nevera y lo dejamos refrigerar toda una noche.

Se saca de la nevera al menos 10 minutos antes de servirlos.


jueves, 10 de noviembre de 2016

Paté de sardinas

Vaya invento que son los patés hechos con conservas, se hacen súper rápido y tienen un sabor muy alejado de cualquier paté comercial, así que nadie se lo espera :)

Pate de sardinillas


Ingredientes:

 - 1 lata de sardinillas en aceite (si es aceite de oliva, mejor)
 - 2 cucharadas de queso de untar
 - 1 cucharada de ketchup
 - 1 huevo duro

Elaboración:

No puede ser más sencillo, se pone todo en el vaso de la batidora (el aceite de las sardinillas incluido) y a triturar bien hasta que quede bien finito.

lunes, 31 de octubre de 2016

Mermelada de vino

Esta es una mermelada fabulosa para acompañar un queso curado o viejo, si os gustan los contrastes dulce-salado, os encantará.


Aviso a navegantes, está en el fuego lo justo para que actúe el gelificante, no contéis con que no tendrá alcohol, porque lo tiene todo ;)

Mermelada de vino


Ingredientes:

 - 200 ml. de vino tinto
 - 100 gr. de azúcar
 - 1 sobre de cobertura gelificante

Mermelada de vino - ingredientes


Elaboración

Ponemos a calentar en un cazo 150 ml. de vino con el azúcar a fuego medio.

Mientras se va calentando, disolvemos el gelificante en los 50 ml. de vino restantes.

Cuando el azúcar esté casi disuelto, añadimos el gelificante disuelto en el vino, mezclamos y llevamos a ebullición.

Mermelada de vino


En cuanto empiece a hervir lo retiramos del fuego y lo ponemos en un frasco de cristal, tranquilos que esto se espesa bastante.


Dejamos enfriar y lo guardamos en la nevera cuando esté frío.

Mermelada de vino

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Pechuga de pollo a sal

La verdad es que esta receta es muy similar a la del Lomo a la sal que publiqué hace un tiempo, pero así vereis que con pollo puede quedar también genial.


Ingredientes:

- 2 pechugas de pollo enteras
- 1 kg de sal gorda
- romero, tomillo y pimienta

(yo para probar lo hice con la mitad de los ingredientes...)



Elaboración:

Ponemos a precalentar el horno a 200ºC.

Cubrimos la base de una fuente para el horno con sal gruesa, colocamos las pechugas encima y espolvoreamos bien con las especias.


Las cubrimos totalmente con más sal.



Cuando el horno esté caliente, las introducimos y horneamos durante 30 minutos.


Las sacamos del horno, rompemos la sal para sacar las pechugas y voilà, se puede consumir tanto en caliente como dejarlas enfriar y tomarlas como si de un embutido se tratara.